Y le fue dado un rollo del profeta Isaías, y tras abrir el rollo, encontró el lugar donde había sido escrito: El Espíritu del Señor está sobre mí... (Lucas 4,17-18a traducido del texto griego Nestlé-Aland). BLOG DEDICADO AL ESTUDIO Y A LA INTERPRETACIÓN DE LA BIBLIA.

jueves, 25 de septiembre de 2014

"Jesús, el postrer Adán humillado que ha sido exaltado" Estudio bíblico básico sobre Filipenses 2,1-11. Segunda lectura del 26° Domingo durante el año (A).

 
1 Si la exhortación en nombre de Cristo tiene algún valor, si algo vale el consuelo que brota del amor o la comunión en el Espíritu, o la ternura y la compasión, 2 les ruego que hagan perfecta mi alegría, permaneciendo bien unidos. Tengan un mismo amor, un mismo corazón, un mismo pensamiento. 3 No hagan nada por espíritu de discordia o de vanidad, y que la humildad los lleve a estimar a los otros como superiores a ustedes mismos. 4 Que cada uno busque no solamente su propio interés, sino también el de los demás. 5 Tengan los mismos sentimientos de Cristo Jesús.
 
6 El, que era de condición divina,
no consideró esta igualdad con Dios
como algo que debía guardar celosamente:
7 al contrario, se anonadó a sí mismo,
tomando la condición de servidor
y haciéndose semejante a los hombres.
Y presentándose con aspecto humano,
8 se humilló hasta aceptar por obediencia la muerte
y muerte de cruz.
 
9 Por eso, Dios lo exaltó
y le dio el Nombre que está sobre todo nombre,
10 para que al nombre de Jesús,
se doble toda rodilla
en el cielo, en la tierra y en los abismos,
11 y toda lengua proclame para gloria de Dios Padre:
«Jesucristo es el Señor».
 
 (Filipenses 2,1-11).
 

Introducción
 
A simple vista detectamos tres partes en la sección:
 
Prosa: Exhortación a la unidad en Cristo 2,1-5
I Estrofa: Humillación de Cristo 2,6-8
II Estrofa: Exaltación de Cristo 2,9-11
 
Para el estudio del himno nos basaremos en el artículo del biblista italiano padre Ugo Vanni s.j. nacido en Jesús María, Córdoba, Argentina.[1]
 
"La carta a los Filipenses fue compuesta en una situación de prisión: Pablo habla de sus "cadenas" (cf. Flp 1,3). Pero no dice dónde está encarcelado".
 
Debido a esto se intentó dar una respuesta simplemente invocando las dos cárceles referidas en Hechos: Cesarea y Roma. Pero el contenido de la Carta nos señala una comunicación muy frecuente entre el Apóstol y la comunidad, por lo que tanto Cesarea como Roma están muy distantes y esa comunicación tan fluida era imposible en la época.  
 
Se ha dicho que el lugar más posible podría ser Éfeso, donde el Apóstol tuvo que luchar con fieras (metáfora en 1 Co 15,32) y con grandes tribulaciones (II Co 1,8-11). 
 
"El "pretorio" (Flp 1,13) sería entonces el palacio del gobernador; "los de la casa del César" (Flp 4,22) serían los funcionarios encargados de los intereses patrimoniales del emperador. La opulencia de la ciudad de Éfeso en tiempos de Pablo confirma estas denominaciones. "De este cuadro se deduce una fecha: estamos a mediados de los años cincuenta. Pablo se encuentra encarcelado en una situación difícil, con el riesgo incluso de ser condenado a muerte (cf. Flp 1,19-23)".
 
Una estructura temática de la Carta
 
Proponemos esta sencilla estructura, por su gran valor pedagógico:
 
A. 1,1-2 Saludo epistolar inicial.
B. 1,3-2,4 Responsabilidad pastoral del Apóstol por los filipenses.
C. 2,1-2,18 I ejemplo: Jesucristo.
D. 2,19-24 II ejemplo: Timoteo.
D'. 2,25-30 III ejemplo: Epafrodito.
C'. 3,2-4,9 IV ejemplo: Pablo mismo.
B'. 4,10-20 Responsabilidad pastoral de los filipenses por el Apóstol.  
A'. 4,21-23 Saludo epistolar final.
 
Aunque no nos detendremos a analizar esto, los especialistas hablan de tres Cartas a los filipenses:[2]
 
1) 4,10-23
2) 1,1-3,1; 4,4-7
3) 3,2-4,3.8-9
 
Exhortación a la unidad en Cristo 2,1-5
 
En esta parte descubrimos que hay cuatro premisas desde las cuales san Pablo va a desarrollar a Jesucristo como ejemplo, éstas se ven mejor en griego y se encuentran todas en v.1:
 
1) Si alguna exhortación (paráklesis) hay en Cristo
2) Si algún estímulo (parámyzion) de amor (agápes)
3) Si alguna comunión de espíritu (koinonía pnéumatos)
4) Si algún afecto entrañable (splágxna) y compasiones (oiktirmoí)
 
Todas estas premisas revelan que se trata de una exhortación a la armonía comunitaria.
 
En el v.2 el Apóstol exhorta a completar su gozo (jaran) pensando lo mismo y amando (agápen) de la misma manera y sinfonizando (synfyxoi) en una mentalidad o proceso de pensamiento o forma mentis (fronoyntes).
 
Los vv.3-4 están bien interpretados por la versión argentina.
 
En el v.5 ¿cómo se hace para sentir lo mismo que Jesús? Dejando de lado las respuestas que podrían dar los "súper creyentes" que tienen todas las respuestas, es imposible. En el griego de Nestlé-Aland está expresado de forma más razonable: Tengan vuestra mentalidad o forma mentis (froneíte) en Cristo.
 
El himno cristológico de 2,6-11
 
Primero ubicamos el himno en el contexto de Jesucristo como ejemplo para los filipenses (2,1-2,18). Luego, encontramos:
 
Exhortación a la unidad en Cristo 2,1-5
I Estrofa. Humillación de Cristo 2,6-8
II Estrofa. Exaltación de Cristo 2,9-11
Exhortación a trabajar en la obra de la salvación 2,12-18 "Por eso..."
 
"...El pasaje termina con una afirmación cristológica de importancia capital: Jesús resucitado, al recibir de Dios "un nombre que está sobre cualquier otro nombre" (2,9), es situado en el mismo nivel de Dios y reconocido como tal por la asamblea litúrgica que lo proclama Señor (cf. 2,11).
 
Pero ¿cómo se llega a esta conclusión, o, en términos equivalentes, quién es propiamente el Cristo sujeto de los primeros versículos (2,6-7a) del himno? Se ha hablado, especialmente en la patrística griega, de Cristo a nivel trinitario, preexistente a la encarnación: siendo "en la forma de Dios", no consideró un "codiciable tesoro" (harpagmón, en sentido pasivo) esta igualdad con Dios, sino que, encarnándose, se "anonadó" (ekénósen: se vació) a sí mismo, asumiendo la condición humana. Como hombre, se enfrentará por obediencia con la muerte en la cruz, y será glorificado y llevado al nivel divino en el contexto de la resurrección.
 
Otra interpretación más reciente ve en el sujeto protagonista al Cristo ya encarnado. A pesar de tener conciencia de su divinidad, Cristo-hombre da a su vida una orientación de fondo antitética a la que había intentado Adán: en vez de considerar el "ser igual a Dios" un "objeto de robo", como había hecho Adán (harpagmón; en sentido activo), escoge el camino del servicio: se "vacía" a sí mismo, en el sentido de que se expropia de toda búsqueda de su propio provecho, convirtiéndose así en el modelo ideal para las opciones de los demás hombres (en homoiómati anthrópón en el sentido de "expresión perceptible de la categoría de los hombres"). Con esta opción fundamental afronta la expropiación suprema de la muerte, llegando con la resurrección a aquel nivel de Dios que Adán había soñado en vano alcanzar."
 
Luego, en el himno encontramos el camino de humillación de Cristo en la primera estrofa (2,6-8), allí podemos hallar 7 aspectos:
 
1.    El, que era de condición divina, no consideró esta igualdad con Dios
como algo que debía guardar celosamente:
2.    al contrario, se anonadó a sí mismo,
3.    tomando la condición de servidor
4.    y haciéndose semejante a los hombres.
5.    Y presentándose con aspecto humano, se humilló
6.    hasta aceptar por obediencia la muerte
7.    y muerte de cruz.
 
Luego, en la segunda estrofa, podemos distinguir otros 7 aspectos de exaltación:
 
1.    Por eso, Dios lo exaltó
2.    y le dio el Nombre que está sobre todo nombre,
3.    para que al nombre de Jesús, se doble toda rodilla en el cielo,
4.    en la tierra
5.    y en los abismos,
6.    y toda lengua proclame para gloria de Dios Padre:
7.    «Jesucristo es el Señor».
 
Conclusión
 
Ahora bien ¿cómo se hace para tener la mentalidad o forma mentis en Cristo? Esto da lugar a la diversidad al decir "en Cristo" y no "de Cristo", se trata de la mentalidad en esa "atmósfera" vital en que respiramos los cristianos y es Cristo vivo. Siguiendo el esquema bíblico de la humillación (6-8) seguido por la exaltación (9-11) como el justo atribulado es premiado por Dios: Sal 49,15-16; Eclo 49,14; Ez 21,31; Lc 14,11; 18,14; Mt 23,12; St 4,10. 
 
¡Y que todo sea hecho Ad maiorem Dei gloriam!
 
Prof. Mauricio Shara


[1] Ugo Vanni, Filipenses (Carta a los) en Nuevo Diccionario de Teología Bíblica, Paulinas, Madrid, 1990, 673-680.
[2] Luis Heriberto Rivas, "San Pablo. Su vida, sus cartas, su teología". Buenos Aires, San Benito, 2001, 76-79.

4 comentarios:

  1. Anónimo9/28/2014

    Pablo habla en Filipenses en momentos de gran tribulacion. Exhorta a estar bien unidos, con
    un mismo sentir, un mismo corazon, un mismo pensamiento, un mismo amor. Vivir los mis-
    mos sentimientos de Cristo, tomando la misma condicion de servidor que El tuvo para con no-
    sotros. Ningun cristiano puede ser menos. Por eso "No hay nombre sobre todo nombre" ante
    el cual toda rodilla se doble en los cielos, la tierra y aun debajo de la tierra" "Jesus es el Se-
    nior" y a El todo Honor y Gloria por los siglos de los siglos...!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    ETELVINA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mauricio Shara9/30/2014

      Etelvina: es muy lindo lo que dices, pero sólo como sugerencia y con todo cariño te invito a releer el estudio poniendo entre paréntesis toda enseñanza emocional anterior, especialmente cuando explico aquello "de" y "en", el genitivo "de" da lugar a la univocidad fundamentalista, en cambio la preposición "en" es más abierta y permite la diversidad y los matices. En la carta a los Filipenses 2,5 la palabra griega "froneite" se debe traducir como "mentalidad" o "forma mentis" y por favor, esto no se refiere a un "pensamiento único" sino diverso e inmerso en la "atmósfera vital" que es Cristo vivo. Un abrazo en Cristo.

      Eliminar
  2. Anónimo9/30/2014

    Gracias de veras por el gran servicio que hacen. Sigan adelante y que Dios les bendiga. Saludos desde el Perú.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo10/04/2014

    Estuve sin Internet. Recien he podido ver tu respuesta, la que te agradezco. No olvides que
    no soy Teologa, muy a pesar de haber estudiado durante 4 anios, los cursos dados por Mons. Carlos Copello, sobrino del que fuera Cardenal Primado de Arg., de ahi que soy una
    simple comentarista. Pienso que todo sirve para los lectores de este interesante blog...!
    ETELVINA

    ResponderEliminar

Escucha PEREGRINANDO: