Y le fue dado un rollo del profeta Isaías, y tras abrir el rollo, encontró el lugar donde había sido escrito: El Espíritu del Señor está sobre mí... (Lucas 4,17-18a traducido del texto griego Nestlé-Aland). BLOG DEDICADO AL ESTUDIO Y A LA INTERPRETACIÓN DE LA BIBLIA.

viernes, 5 de septiembre de 2014

El prójimo es también el otro distinto a mi. Estudio bíblico básico sobre Romanos 13,8-10. Segunda lectura del Domingo XXIII.


 
8 Que la única deuda con los demás sea la del amor mutuo: el que ama al prójimo ya cumplió toda la Ley. 9 Porque los mandamientos: No cometerás adulterio, no matarás, no robarás, no codiciarás, y cualquier otro, se resumen en este: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. 10 El amor no hace mal al prójimo. Por lo tanto, el amor es la plenitud de la Ley. (Romanos 13,8-10)
 
 
Introducción
 
 
Conviene recordar lo que estudiamos la semana pasada:
 
Lo primero es ubicar la sección litúrgica en su contexto, el cual es bastante largo ya que ocupa desde 12,1 hasta 15,13. En donde:
 
12,1-2 son la propositio, es decir, el elemento retórico que tiene la función de comunicar (docere) el objetivo de la prueba del discurso, anticipando su enseñanza.
 
12,3-13,14 La vida en la Iglesia y en el mundo (moral):
12,3-16 entre hermanos
12,17-13,7 con el mundo
13,8-10 entre hermanos
13,11-14 sentido escatológico de la moral cristiana  
 
14,1-15,13 Recibirnos como Cristo nos ha recibido:
14,1 Recibir al débil en la fe
14,2-23 Fuertes y débiles. Discernimiento
15,1-13 Motivaciones cristológicas
 
Entonces, tenemos que nuestra sección litúrgica (13,8-10) se encuentra subordinada a Ro 12,1-2 (propositio) como parte de la probatio (ejemplificación para probar la veracidad del discurso por la vía de la coherencia) que hace san Pablo. Luego, en 13,8-10 encontramos:
 
Sub-propositio v.8: Que la única deuda con los demás sea la del amor mutuo: el que ama al prójimo ya cumplió toda la Ley.
 
Probatio vv.9-10: Porque los mandamientos: No cometerás adulterio, no matarás, no robarás, no codiciarás, y cualquier otro, se resumen en este: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. El amor no hace mal al prójimo. Por lo tanto, el amor es la plenitud de la Ley.
 
Comentario
 
Hay dos palabras alrededor de la que gira todo la sección: amor y prójimo.
 
I ¿Cuál es el amor al que se refiere san Pablo?
Es siempre agapo (5x): agapan, agapon (v.8); agapéseis (v.9); agape, agape (v.10).
 
Ahora bien ¿qué quiere decir amor-agape para san Pablo? La exposición de 12,1-15,13 no habla de aplicaciones concretas para los romanos sino que más bien el Apóstol está tomando toda su experiencia pastoral (especialmente la expresada en Corintios y Gálatas, que son anteriores a Romanos) y realizando una abstracción (esquema propositio-probatio) que pueda luego aplicarse a las situaciones concretas del contexto vital de los cristianos. Por lo tanto, deberíamos revisar cómo predica san Pablo acerca del amor en sus cartas auténticas. Para ello podemos tomar como muestra altamente significativa el "Himno al Amor" de 13,1-13, luego podemos entender claramente que se trata de un amor benevolente que anhela el bien del otro, cuya fuente es Dios mismo.      
 
II ¿Cuál es el prójimo del que habla san Pablo?
 
Siguiendo lo expuesto anteriormente, resulta también significativo que san Pablo ya ha dicho lo mismo del amor al prójimo en Ga 5,14 con aplicaciones prácticas relativa a los gálatas que sirven como experiencia previa al desarrollo de 12,1-15,13.
 
En el texto crítico griego NA28 existen dos vocablos prójimo diferentes en la sección: el primero es ἕτερον (heteron) en el v.8 que significa: "otro distinto" destacándose la alteridad y distinción, san Pablo pudo decir allos: "otro de la misma clase" pero usa heteron.
 
Luego, en los vv.9-10 utiliza el vocablo πλησίον (plesion) porque toma la cita de Lv 19,18 de LXX (Septuaginta): "Y amarás a tu prójimo como a ti mismo" ...καὶ ἀγαπήσεις τὸν πλησίον σου ὡς σεαυτόν. Este vocablo es el neutro del adjetivo plesios (de pelas: cerca), es decir, "el que está cerca, un vecino, un próximo".
 
Entonces, ordenándonos, san Pablo importa el término clásico de prójimo de la Ley (Torah): el próximo, pero lo amplía a "el otro distinto". No nos olvidemos que tal cual comprobamos la semana pasada, san Pablo basa su moral de Ro 12,1-15,13 en la misericordia: El texto completo paulino (12,1-15,13) comienza con la misericordia (12,1) y termina con la misericordia (15,9).
 
San Pablo expone retóricamente primero la sub-propositio: Que la única deuda con los demás sea la del amor mutuo: el que ama al prójimo (heteron) ya cumplió toda la Ley. Y luego, la comprueba doctrinalmente con la Torah (v.9): Porque los mandamientos: No cometerás adulterio, no matarás, no robarás, no codiciarás, y cualquier otro, se resumen en este: Amarás a tu prójimo (plesion) como a ti mismo. Y concluye (v.10): El amor no hace mal al prójimo (plesion). Por lo tanto, el amor es la plenitud de la Ley.
Quizá para nuestra forma mentis sea más claro leer la sección en este orden: vv.9-10.8.
 
Conclusión
Este amor benevolente hacia los demás, cercanos y lejanos, similares y distintos, desea el bien para el otro, no es mero sentimentalismo o formalismo. La fuente inagotable de este amor es Dios mismo que ya nos ha amado misericordiosamente en Cristo crucificado y nos ama misericordiosamente en Cristo resucitado.
 
Prof. Mauricio Shara

1 comentario:

  1. Anónimo9/08/2014

    Amar al projimo (al otro) como a ti mismo.! La Palabra lo dice bien claro, primero amarse a
    uno mismo, de manera de poder amar a los demas.!!!!!!!!!
    ETELVINA

    ResponderEliminar

Escucha PEREGRINANDO: